08 agosto 2010

Mojito de una noche de verano.

El hombre es animal de costumbres y por ello disfruta estableciendo ciertos "ritos" para después convértilos en tradiciones a seguir.

En la familia de mi santo, hay unas cuantas ya establecidas que gustamos de practicar cuando conseguimos juntarnos todos. Si nos centramos en las de tipo gastronómico, podría citar el mousse de chocolate que Macame le prepara a Pakito (y que nos comemos todos), las fantásticas paellas de Arístides (tradición algo dormida últimamente. A ver si el hombre se da por aludido y busca un huequito pa' prepararnos una), la noche de pizzas de Andrés (alias Tassoti), los montaditos de Pakito a la hora de cenar o su tradicional corte de jamón en Navidades, la cena a base de tortitas del Polula, la narración de las más estrambóticas anécdotas por parte de Pipo para aderezar cualquier sobremesa, etc, etc, etc.

Ayer cumplimos con una: Mojitos de una noche de verano, tradición que en su día se inauguró con la elaboración de litros y litros de mojito por parte de Pakito, sobrino, y que en los últimos años se ha enriquecido con la preparación de los mojitos de Paco-padre (el Polula).

Vayamos pues a la presentación de ambas recetas.

El Mojito de Pakito:
3/4 litros de ron amarillo Arehucas (Arehucas Oro)
3/4 kg. de azúcar moreno.
El zumo de un kilo - kilo y medio de limones.
Un buen ramillete de hierba huerto (= hierba buena)
Mucho hielo.

Estas cantidades son aproximativas. Dependiendo del gusto del personal, iremos  añadiendo más o menos cantidad de cada uno de los ingredientes y dependiendo de la cantidad de bebedores, iremos multiplicando las proporciones hasta obtener el puntito de borrachera grupal deseado.

En una cacerola (o cualquier otro recipiente de tamaño adecuado a la cantidad que queramos preparar) mezclamos poco a poco y sin dejar de remover chorritos de ron con montoncitos de azúcar. Podemos agregar desde entonces la hierba huerto. Seguimos removiendo hasta agotar el ron y el azúcar. Añadimos después el zumo de limón y el hielo.

Lo ideal es usar hielo picado, pero como nosotros somos muchos pa' beber y en verano el personal tiene mucha sed, Pakito, sujeto a la obligación de hacer grandes cantidades, suele poner los cubitos de hielo enteros. Tampoco desmerece así la bebida. Desde luego, yo no he visto a nadie hacerle ascos.

Es bueno tener el mojito preparado con cierta antelación para que esté bien fresquito. Sin embargo, si lo hemos preparado a última hora, podemos agregar agua fría junto con el hielo.

El Mojito del Polula.

- Zumo de lima.
- Azúcar blanca.
- Ron blanco.
- Sifón (o en su defecto, agua con gas)
- Hierba buena.
- Hielo picado.

Preparamos un jarabe con el zumo de lima y el azúcar (que quede espesito). Cuando digo jarabe, me refiero en este caso a la mezcla de ambos ingredientes - no hay que quemar el azúcar.
Servimos un buen chorro en el fondo de un vaso.
A continuación, agregamos un chorrito de ron.
Añadimos después una buena cantidad de hielo picado y una o dos hojitas de hierba huerto.
Finalmente coronamos con un ligero toque de sifón.



6 comentarios:

Anónimo dijo...

Ese mojito es lo máximooooo!!!!

Pero en Totana no tenemos el principal ingrediente, ese exquisito ron Arehucas!!!

Chiqui dijo...

Totiiiii!!!!!! Si hay por ahí un Alcampo, seguro que encuentras el Arehucas.
Kisses.

Chiqui dijo...

Además, pa' limones ¿qué mejor sitio que la huertica murciana?

MerRC dijo...

Ños, cuando vaya quiero probar este mojitooo así que vayan preparando un barril ;) besos

Chiqui dijo...

Prepararemos uno o dos ... o los que hagan falta. A ver si coincides con los maestros "mojeteros".
Besotes

ballstoucher dijo...

Entiendo que eran muchos los ritos familiares para ponerlos todos... pero le faltaron algunos importantes doñita. Valgan como ejemplo estos dos: el de la comida china de ese gran cocinero con el que comparte cama (ya prácticamente olvidada por culpa de la escasez de rinocerontes, ... la comida china, no su cama), o el de ir a comer pata de cochino "seca" a casa de Fina la madrugada de año nuevo.

Por último le ruego encarecidamente que suspenda de inmediato la publicación de las recetas de tan ricos bebajes y suculentos platos en aras de una mejora sustancial de mi tensión arterial...