04 octubre 2009

Conserva de Pimientos Casa/Cosa Fina


Ingredientes: pimientos y si acaso agua.

A la hora de comer, puede que dos meses después o cuando cuadre, podemos añadir un dientito de ajo picado y unas gotitas de aceite y una pizquita de sal.

Preparación:
Lavamos los pimientos y sin secarlos los ponemos a asar en la bandeja del horno (previamente precalentado).

Para no variar, la temperatura y el tiempo: a ojo. Siempre dependerá de nuestro horno y de los pimientos. Mi madre dice que no llega a la hora y ella les echa un vistazo y los pone vuelta y vuelta.
Una vez que están asados, los sacamos del horno y los tapamos con un trapo de cocina para que suden. Reservamos el líquido que han soltado los pimientos al asarlos.
Cuando ya están frios los pelamos: cogemos un cuenco y un colador y según los vamos pelando dejamos la piel del pimiento en el colador para que vaya soltando el agua.

Ya pelados, los cortamos en tiras o en trozos (a gusto) y los metemos en botes de cristal. Llenamos los botes con el caldo* que habíamos reservado y el que han soltado las mondas escurridas. Cerramos los botes y los ponemos en una cazuela llena de agua para que hiervan durante 20 minutos.

Los pimientos han de estar cubiertos de líquido. Si por lo que fuera, no tenemos bastante, podemos aplicar el siguiente truco: cogemos las pelas de los pimientos, las ponemos en un cuenco y bien cubiertas de agua las cocemos en el microondas un ratito.

3 comentarios:

Marisa dijo...

Holaaa, que cosa más rica los pimientos asados!! nunca los hago en conserva, fijate, y es una buena idea.
un besoo

Chiqui dijo...

Hola Marisa, la verdad es que están bien ricos.
Hay que aprovechar cuando están a buen precio. Además siempre es bueno tener cositas preparadas en la despensa.
Besos

Alimonia dijo...

hola, encantada de conocerte. y encontrar esas conservas muy ricas,
hasta pronto