29 agosto 2011

Tiramisú II

Bueno, bueno, como dije en la entrada anterior, me quedaban cosas pendientes en cuanto al tiramisú. Aquí van pues:

Tiramisú Valerón Romero-Rosmarino

Italianísima versión de este postre, traída por mi querida Anuski, quien como ya dije, acaba de regresar de la "bota" Europea a Fuerteventura. Doy fe de que está ESPECTACULAR y como decimos en mi casa, cuando nos da el ramalazo gallego "Abofé, abofé que é certo".
He de advertir previamente que es muy similar a la versión Castaño-Estupiñán de la entrada anterior. Pero como cada maestrillo tiene su librillo, dejaré aquí constancia de los truquitos en los que insiste Ana para la elaboración de este postre.



INGREDIENTES:


- 4 huevos. (Separamos las claras de las yemas)
- 4 cucharadas de azúcar
- 2 tarrinas de mascarpone de 250 gr.
- 1 paquete de bizcochos
- 1 buena cafetera de café cargadito.
- Cacao en polvo amargo.




Teóricamente, se emplea un huevo por cada cien gramos de mascarpone. En este caso habría que emplear cinco. Sin embargo, para evitar que el tiramisú quede demasiado suelto, se le resta un huevo.
La proporción de azúcar es la siguiente: una cucharada por cada huevo.

Separamos las claras de las yemas. En un bol agregamos el azúcar a las yemas y batimos bien hasta que el azúcar "no se oiga" y haya quedado disuelto y las yemas hayan adquirido una textura esponjosa.

A continuación añadimos el mascarpone y batimos bien.

Montamos las claras a punto de nieve y se la agregamos a la mezcla anterior, teniendo cuidado de que no se bajen.

Mojamos los bizcochos en el café (que ya ha de estar frío). Es importante no empaparlos sino simplemente, darles un bañito rápido: Los mojamos por ambas caras sin soltarlos, sin dejarlos sumergirse completamente en el café.

Forramos el fondo de una fuente con bizcochos, vertemos encima una capa de la mezcla preparada anteriormente, espolvoreamos ligeramente con cacao, cubrimos con otra capa de bizcochos y otra de la mezcla mascarpone.

Por último, espolvoreamos con el chocolate. Es muy importante que el cacao en polvo sea amargo.

Dejamos reposar unas horitas en la nevera ... y a comer.



El "Tiramichoco ye-ye".

Con este nombre que me he sacado de la manga - y sin escurrirme el coco demasiado - he decido bautizar la versión que Yeyes hace de la receta del famoso Jamie Oliver.




Antes de explicar aquí la variante de mi comadre, me permitiré dejar una breve traducción de la misma.

J. Oliver's Tiramisú

INGREDIENTES:

• 250 gr de chocolate negro (70% de cacao)
• 50 gr de mantequilla, en dados.
• una pizca de sal.
• 175 gr de bizcochos.
• 400 ml de café caliente endulzado
• un chorreón de vin santo o cualquier otro vino dulce
• 4 huevos grandes.
• 100 gr de azúcar glass.
• 750 gr de mascarpone
• 2 naranjas
• unos granos de café, (que moleremos)

PREPARACIÓN:

Ponemos 200 gr de chocolate al baño maría, (reservamos los 50gr restantes en una pieza). Añadimos la mantequilla y una pizca de sal. Derretimos con cuidado de que no se queme, removiendo de vez en cuando para que los ingredientes queden bien mezclados)

Mientras tanto, forramos el fondo de una fuente (de unos 30cm de diámetro y unos 12cm altura) con los bizcochos y regamos cuidadosamente con el café endulzado (y ya frío).

Añadimos un buen chorro de Vin santo al chocolate derretido y removemos bien. Vertemos esta mezcla sobre los bizcochos y esparcimos con la ayuda de una espátula. Dejamos enfriar.

Separamos en sendos boles las claras de las yemas. Añadimos el azúcar a las yemas (y otro chorrito de vin santo, si nos apetece un postre más borrachín) y batimos hasta que el azúcar se haya disuelto y las yemas hayan adquirido un tono más claro y una textura más esponjosa. A continuación agregamos el mascarpone y la ralladura de una naranja y mezclamos.

Por otra parte, montamos las claras a punto de nieve (con una pizca de sal) y una vez que estén listas las agregamos cuidadosamente a la preparación del mascarpone y mezclamos bien.

Vertemos en el bol sobre los bizcochos con chocolate.

Y adornamos con:
- los granos de café (que previamente habremos molido)
- el chocolate que habíamos reservado (con el que habremos hecho virutas con la ayuda de un cuchillo bien afilado)
- la ralladura de la naranja que nos quedaba.


El Tiramichoco Ye-Ye varía ligeramente:

Sustituimos el vino dulce por brandy. (Para mí, una mejor elección pues no hay nada que case mejor con el chocolate que el brandy. Ummmm! Me relamo de pensarlo).  En caso de que queramos convidar con este postre a niños y abstemios, en vez de echarlo directamente sobre los bizcochos,  podemos añadirlo al chocolate mientras lo derretimos. Así se evaporará el alcohol.
Además, a la hora de derretir el chocolate, agregamos un chorrito de leche para que cuando se enfríe no se endurezca tanto)

En vez de utilizar café, empleamos Nescafé disuelto en agua. (Más apropiado si este postre lo van a disfrutar  almas de sueño ligero y de difícil dormir)

También sustituimos el mascarpone por una lata de Ermol (250gr) y una tarrina de 250gr. de queso Philadelphia. Esta mezcla es más ligera. Así que el postre es menos pesado para el estómago y más conveniente para nuestra conciencia - si ésta considera las calorías pecaminosas.-  Si además el angelito que susurra a nuestro oído está demasiado latoso con el tema calorías podemos incluso sustituir el queso Philadelphia normal por uno light.


Así que con las variantes el Tiramichoco Ye-Ye queda así.



INGREDIENTES:

• 1 tableta de chocolate.
• 1 cucharada de mantequilla.
• 2 chorrito de leche.
• 1 chorreón brandy
• 1 paquete de bizcochos.
• Un buen vaso de café descafeinado. (Nescafé con agua)
• un chorreón brandy
• 2 huevos.
• de 6 a 8 cucharadas de azúcar.
• 1 lata de 250gr. Ermol (postre lácteo/nata vegetal)
• 1 tarrina de queso Philadelphia de 250gr.
• 1 naranja.
• unos granos de café (que moleremos).
• un poquito de Nescafé para adornar.


PREPARACIÓN:

Ponemos el chocolate al baño maría, (reservamos un trozo en una pieza). Añadimos la mantequilla, un chorrito de leche y el brandy. Derretimos con cuidado de que no se queme, removiendo de vez en cuando para que todo quede bien mezclado).

Mientras tanto, forramos el fondo de una fuente con los bizcochos y regamos cuidadosamente con el Nescafé (que previamente habremos dejado enfriar).

Vertemos el chocolate derretido sobre los bizcochos y esparcimos con la ayuda de una espátula. Dejamos enfriar.

Montamos la nata Ermol con el azúcar. La nata ermol (o postre lácteo para batir, como reza la leyenda de la lata que la contiene) es una nata vegetal fabricada en Grecia, de textura mantequillosa y con un ligero sabor a vainilla. Se encuentra fácilmente en los supermercados de Canarias.

Separamos en sendos boles las claras de las yemas. Batimos las yemas, las mezclamos con el queso Philadelphia y la nata Ermol, seguimos batiendo hasta que esté todo mezclado. A continuación, añadimos las claras (previamente montadas a punto de nieve) y mezclamos cuidadosamente.

Vertemos esta mezcla en el bol sobre los bizcochos bañados en chocolate.

Con la pieza de chocolate preparamos unas virutas, ayudándonos de un buen cuchillo.
Rallamos también la cáscara de naranja.

Para adornar el "tiramichoco", con la ayuda de un colador,  espolvoreamos sobre él un poco de cacao y de Nescafé. Finalmente echamos las virutas de chocolate y la ralladura de la naranja.



7 comentarios:

mamen dijo...

Completisama explicacion, asi no nos podemos equivocar, te quedo divino, divino, un besito desde Malaga

Chiqui dijo...

Gracias, Mamen (aunque como siempre, el mérito no es mío).
Hace tiempo que no nos encontrábamos! (Culpa mía, que tengo el blog y la blogosfera algo abandonados) Ya veo que tú no paras. La cantidad y la calidad de tus publicaciones es envidiable.

Un beso, guapa.

Omayra dijo...

A Ana la conocí yo en la Universidad, que buena receta se ha traído de Italia!!!

Chiqui dijo...

Ya te digo, Omayra! Ahora a ver si la engaño otra vez para que pase por mi cocina de nuevo a prepararme unas berenjenitas a la parmesana o cualquier otra exquisitez.

Mariquilla dijo...

Mientras leía la versión de Jamie Oliver, y sin haber probado la receta pensaba, yo cambiaría el vino dulce por brandy, menos mal que Yeye está en todo...

Chiqui dijo...

Al Cordobés le vas a hablar de toros. Cualquiera le tose a la Yes en la cocina. Si es que mi co-mother es la Very-First!

TSO dijo...

Never The very first, sólo TSO,....y eso lo sabes "comadrer",....sabes que lo único que tenemos que hacer es buscar cualquier disculpa para compartir y saborear inolvidables instantes de delicatessen!!!! XOXO