23 diciembre 2008

Truchas de Navidad



INGREDIENTES
:

Para la masa:
- Harina (1kg.).
- Una pizca de sal
y a cantidades iguales:
- aceite y
- vino blanco (un vasito de cada, aprox.)

Para el relleno:

- 1 kg de batata (mejor la amarilla) (batata = boniato) .
- 200 gr de azúcar
- 100 - 150 gr. de almendras
y al gusto:
- ralladura de limón (es importante que al rallar el limón no se llegue a la parte blanca para no amargar)
- canela.

(En casa de mi suegra la proporción del relleno suele ser de: 5kg. de batata, algo más de un kilo de azúcar y algo más de un kilo de almendras. Por supuesto la cantidad de masa ha de ser proporcionalmente mayor. Este año hemos sido algo más perezosos y las medidas han disminuido).

PREPARACIÓN:
El relleno: Pelar las batatas, guisarlas y escurrirlas.
Quitar la piel a las almendras (para ello, escaldarlas en agua hirviendo). Después tostarlas un poquito al horno. Finalmente, picarlas (no en polvo, sino en trocitos pequeños)
Escachar las batatas y mezclarlas bien con el azúcar y las almendras picadas.
Meter al horno. El azúcar se caramelizará y la mezcla se secará, lo que facilitará la tarea de armar los puños.
La masa: Verter la harina en un cuenco a modo de volcán, echar una pizca de sal. Añadir en el centro el aceite y el vino y trabajar bien la masa hasta que esté esponjosa y se pueda estirar. En conveniente dejarla reposar un par de horas aunque, como nunca hay tiempo, nos conformamos con media.
Durante esa media hora se organiza la cadena de producción: gente pa estirar la masa, gente pa hacer los "puños", gente pa cortar la masa, gente pa repulgar, gente pa servir el cava, el vino o las cervezas y el jamón y gente pa aconsejar: "¡esa masa está muy gruesa!", "¡esos puños son muy grandes!" "¿es que nadie va a cortar la masa?" "¡¡cuidado con ese repulgo, a ver cómo lo rematas!!" ...

Los amasadores, armados de rodillos estiran bolas de masa.
Los "puñeteros" hacen puños, es decir, forman croquetillas con la pasta de batata para rellenar las "empanadillas" de masa. A continuación, se cierra, se corta con la ayuda de un tazón de desayuno y pasa a la sección de repulgo.

Una vez armadas todas las truchas, sólo queda freírlas. Bueno, freírlas, realizar la foto familiar, calendario en mano y cantarle a las truchas un pack de canciones (que han de incluir los éxitos internacionales de "Glory, glory, Aleluya", "Amapola" y "Reloj, no marques las horas")
By the way, la masa este año está buenísima. Está como nunca. Polux dixit.

VARIANTES: si uno está en plan cómodo o no tiene mucho tiempo, puede prescindir de preparar la masa y adquirir masa de empanadillas y en vez de practicar el arte del repulgue puede cerrarlas con los pinchos de un tenedor.
Por lo que he visto en otras recetas, hay quien le añade al relleno matalahúga y pasas - que yo emborracharía en brandy o en anís- o quien en vez de utilizar batata usa cabello de ángel.
También hay quien gusta de espolvorear las truchas con azúcar glass, una vez que han salido de la sartén.

COMENTARIOS:
Las truchas de batata, más que un postre tradicional de la isla de Fuerteventura - que, sin duda lo son - son una ceremonia/juerga/contienda familiar que se celebra en más de una casa majorera.
Yo he transcrito la receta que conozco de primera mano:
La de la casa de los Gil-Rodríguez (& piojos pegados) o los Rodríguez-Gil (& piojos pegados) . Si he dudado a la hora de colocar los apellidos no es tan sólo por aquello de lo políticamente correcto o por que sepa que mis cuñadas son algo más feministas que yo - cosa no muy difícil -, sino por que todavía no estoy muy segura de cuáles son los genes predominantes.
(Por cierto, los piojos pegados somos unos santos. Silvia, no aprendas a repulgar, que como te descuides pringas en todos los sectores de la cadena de montaje. Como dice mi querida Mari Carmen: en comunidad, no demuestres habilidad).

4 comentarios:

puñeteroman dijo...

Estimada blogmaster: no se ha atrevido usted a entrar en el verdadero corazón del trucha-making. Bien es verdad que tiene poco que ver con la cocina y que estaría mejor en un blog que se llamara "Disputas y boberías de la familia Gil"... pero creo que debe rehacer su entrada y dar más cabida a las peleas que esta vez han quedado solapadas por el interés culinario. En fin, ya sé que es meterme en donde no me llaman... pero es que yo soy "puñetero" de los de verdad, no de los que hacen puños, como usted.

Un saludo y no se me enfade por la crítica.

Chiqui dijo...

Estimado Puñeteroman:
Como bien sabe, la transcripción de la receta y los breves comentarios sobre el entorno-contexto de su tradicional elaboración la ha realizado una del clan de los piojos pegados. Habrá leído usted, por tanto, que los miembros de dicho clan son unos santos. No es propio de la santidad realizar crítica ácida o echar pestes por la boca, que a tenor de su comentario, sospecho es lo que estaba usted esperando.

Por otra parte, he de confesar que el hecho de no profundizar más en el tema es simplemente una cuestión de prudencia. (Pues los Gil-Rodríguez o Rodríguez Gil son admirables a la hora de realizar y encajar la crítica interna, pero ¡"agüita"! cuando un elemento externo se pronuncia sobre la familia!)

Finalmente, he de decirle que no sabe cuánto le agradezco me considere puñetera de las que elaboran puños y no de las de verdad. (Espero no tener que recordarselo cuando me agasaje con sus frecuentes piropos)

Atentamente suya:
La puñetera de mentira.

Chiqui dijo...

Hace un par de semanas me llegó un correo del que reproduzco parte por si alguien se ha planteado las mismas dudas:

... tengo una duda, de que tamaño es el vaso que usas para medir el aceite y el vino, será el de nocilla ? y hasta donde le echas?
... La harina es la de hacer los queques? y lleva Levadura? Es que ya estoy buscando recetas para las próximas Navidades. ...



Mi respuesta al e-mail:
El vaso para medir el aceite y el vino es, efectivamente, el de nocilla (lo llenas), por tanto la medida es de 1/4 litro. De todas formas las medidas son aproximadas. La masa se ha de despegar de las manos con facilidad. Si después de amasarla un buen rato se sigue pegando a las manos es que necesita algo más harina y si por el contrario se despega y además se agrieta es que necesita más aceite o más vino. Aunque el truco para que la masa esté buena, según mi marido, es decir :"este año, la masa está como nunca" como hace mi cuñado cuando termina de amasar.

La harina que usa mi suegra es de la normal (no la de repostería) y no le pone levadura.
Aunque no lo indiqué en la receta, ella prepara el relleno de batata el día anterior.


A cualquiera que se anime a hacerlas le deseo que salgan muy muy ricas. Te animo a que las hagas en familia o con un grupo de amigos. Es más divertido.

Yo estoy esperando a las de este año para hacerles una foto decentilla una vez que estén fritas (como habrás visto, las que están en el blog están crudas y no lucen bastante)

Anónimo dijo...

mi abuela hacia todos los ingredientes y despues de amasar todo cogía con una cuchara sopera y la llenaba de masa y la metia directamente en el sartén con el aceite caliente, yo creo que era así y si alguien tiene una receta como se hacian por favor publicarlo por aquí, gracias y felices fiesta a todo el mundo.